Boda

Mi vestido de novia

Hola a tod@s!

Pasado ya todo el ajetreo de los preparativos para la boda, la boda y la luna de miel, ya dispongo de un poco más de tiempo para contaros todo en relación a este día tan especial.

Os iré contando en varios posts todo lo que preparé, detalles y cosas que os puedan ser útiles si os vais a casar en un futuro.

291018_JUDIT_ALEIX_BODA_wildlight-90

En un principio me había planteado la boda como una celebración discreta, con una fiesta pero sin preparar mucha cosa, sin vestido especial tampoco. Pero cuando me senté, mi mente empezó a diseñar algo un poco distinto, sin pomposidades, pero si muy especial; y al ver que mi pareja no se asustaba pues me deje llevar.

Primero pensé en coserme yo misma un vestido de novia, o quizás tejerlo, adoro los vestidos de novia de ganchillo. Pero hablando con mi madre llegamos a la conclusión de que no disponía de tanto tiempo, y acabaría muy agobiada por trabajar bajo presión o no obtener el resultado esperado.

Así que empecé a mirar vestidos. Lo tenia muy claro, nada de vestidos que me hicieran sentir disfrazada, nada de mucha tela, nada de brillantitos.

Me metí en la web de bodas.net y desde allí y googleando me hice con varias marcas de vestidos que podrían casar con mi búsqueda. Las marcas que visité fueron: L’Avetis, Otaduy, Immaclé y Ze Garcia. Todas ellas tenían vestidos preciosos, pero L’Avetis tenia un vestido que sentí especial con solo verlo en la web. Era el modelo Diana, y contacté con ellas para probármelo. De hecho cuando les escribí les dije que contactaba para probarme ese vestido, y ellas dijeron que si, que ese y los que quisiera, pero yo ya estaba enamorada, y si no me correspondía iba a tener que empezar de nuevo en el esquema mental que me había creado.

En febrero de 2018 me lo probé, acompañada de mi hija y de mi madre. Me lo puse y me sentí tan cómoda con él, como si fuera parte de mi, me veía tan guapa y radiante. Pero fue al ver la cara de mi madre cuando me vio salir del probador que me dije, Judit ya lo sabias, pero este es el vestido. Así que me decidí por un vestido de novia en menos de 20 minutos, y probándome solamente uno.

291018_JUDIT_ALEIX_BODA_wildlight-58

Lala y su equipo son personas geniales, son muy atentas y te hacen sentir muy a gusto durante todo el proceso de confección. Les estoy muy agradecida por su trabajo, que es muy delicado y laborioso; como bien sabéis los que me conocéis un poco, adoro el trabajo hecho a mano, con tiempo y cariño, y en L’Avetis me han ofrecido un vestido elaborado así, una obra de arte.

291018_JUDIT_ALEIX_BODA_wildlight-59

291018_JUDIT_ALEIX_BODA_wildlight-43

291018_JUDIT_ALEIX_BODA_wildlight-93

Fotografías: Emma Wildlight Photography.

Esta web utiliza cookies puedes ver aquí la política de cookies. Si continuas navegando estás aceptándola